viernes, 14 de agosto de 2015

Un estudio revela que lo que se escucha en una caracola no es el mar sino un afluente del Miño.


Una investigación multidisciplinar llevada a cabo por la Universidad de Birmingham durante 4 años ha llegado a la sorprendente conclusión de que el familiar y poético eco de lejanas olas que disfrutamos desde niños acercando un oído a una caracola. no es el mar tal y como la leyenda narra, sino un río. Concretamente un afluente del Miño aún sin identificar.

"Estamos muy contentos y todo eso", afirmó Patrick Mason, director del proyecto. El resultado es concluyente aunque deja sin responder otra pregunta, aún más interesante si cabe: ¿a santo de qué coño lo que suena es un río gallego?.

La Xunta de Galicia ha expresado "satisfacción comedida" ante este evento y estudia posibilidades comerciales como vender caracolas junto a ceniceros con el rótulo "Recuerdo de Orense".


1 comentario:

  1. Grande!!! Por cierto, quiero hacer un pedido a domicilio...

    ResponderEliminar